Un Consejo Sobre Los Objetivos.

(Este es el último artículo publicado en mi newsletter «Pregunta a Joan«.
Puedes suscribirte gratis AQUÍ)

—LOS OBJETIVOS—

P: Hola, Joan. No paro de ver cómo la mayoría de personas (incluyéndome a mí) no consiguen sus objetivos. ¿Por qué pasa esto? ¿Tienes algún consejo o truco para aumentar la probabilidad de tener éxito en esto? Muchísimas gracias, es un lujo poder hacerte preguntas directamente.

R: Gracias por tus palabras. El tema de los objetivos me resulta especialmente apasionante, sobre todo porque es algo que interesa a cualquier persona. ¿Quién no quiere conseguir algo en la vida? ¿Quién no se ha sentido mal ante un fracaso al intentar conseguir algún objetivo?

Obviamente es algo que me toca muy de cerca pues todas las personas que me contratan lo hacen porque quieren que las ayude a conseguir algo. Así que estoy muy acostumbrado a lidiar con esto y he podido observar qué cosas acercan a uno a la consecución de sus objetivos y qué cosas suelen llevar a uno al fracaso.

En la última sesión con mis clientes de la mentoría grupal estuvimos hablando largo y tendido sobre este asunto. Fue muy revelador para ellos, pues a medida que iba explicando lo que tenían que hacer se iban dando cuenta de lo que no habían hecho hasta ahora.

No cabe aquí todo lo que les expliqué pero sí te daré el consejo más importante, que tiene que ver con el primer paso. Porque está claro que si el primer paso no es bueno, el camino tampoco lo será y no nos llevará a ninguna parte.

Mi consejo es que lo más importante es acertar con el objetivo que nos imponemos inicialmente.

Muchos fracasan con sus objetivos porque se pasan de largo o se quedan cortos. Quiero decir, o se ponen objetivos prácticamente inalcanzables o se ponen objetivos ridículamente pequeños que apenas apetece perseguir.

Si un objetivo es demasiado grande, desistiremos pronto viendo que lo que anhelamos queda muy lejos de nuestra capacidad porque empezaremos a dudar de la utilidad y sentido de nuestros esfuerzos.

Si un objetivo es demasiado pequeño, desistiremos pronto porque veremos que un objetivo así apenas tiene poder para mejorar nuestra vida y, por lo tanto, no le veremos tampoco sentido ni utilidad al hecho de tener que llevar a cabo una serie de esfuerzos.

Así que, lo más importante es que el objetivo que nos vayamos a poner sea alcanzable pero no fácil de conseguir y que, sí o sí, tenga un potencial grande para mejorar nuestra vida.

Por ejemplo, aprender inglés está genial, pero… ¿va a mejorar tu vida? ¿Tienes pensado irte a vivir a Estados Unidos y por eso quieres dominar el idioma? ¿Te lo piden para acceder a un puesto de trabajo que duplicará tus ingresos? ¿Tienes un buen motivo para aprenderlo? Porque si no tienes una buena excusa para conseguir tus objetivos… te lo digo de antemano: NO LOS VAS A CONSEGUIR. PUNTO.

Así que, vuelve a empezar. El primer paso no es darlo sino pensarlo bien.

FUERZA Y PAZ.

 

Objetivos O Algo Fuerte Por Lo Que Luchar.

No se trata tanto de tener objetivos como de tener algo realmente importante por lo que luchar.

Algo tan fuerte que, cuando te invada la pereza y el desánimo, con sólo recordarlo… recuperes de golpe y sin esfuerzo toda tu fuerza interior.

Alguien que tenga eso será simplemente imposible de derrotar.

Busca ese algo. Con absoluta desesperación.

FUERZA Y PAZ.

Sobre el dinero y el inconformismo.

Conversación sobre una clienta sobre el dinero y los objetivos:

P: Joan, ¿cómo puedo conseguir tener más dinero?
Joan: ¿Cuánto necesitas ganar?
P: Ay, pues no sé. Más.
Joan: ¿Más porque sí? Te estás metiendo en terreno pantanoso, querida…
P: ¿Por qué?
Joan: ¿Nunca perseguiste un arcoíris cuando eras niña?
P: Sí, como todos…
Joan: ¿Y no fantaseabas con encontrar la base del arcoíris? Poder tocarlo, verlo salir del suelo…
P: Sí…
Joan: Pero nunca lo encontraste. Ni tú ni nadie. Pues cuando no defines bien tus objetivos los conviertes en arcoíris. Los conviertes en algo indefinido que, por su pura indefinición, no puedes alcanzar, abrazar o incluso disfrutar.
P: Pero… ¿no dices que conformarse es malo?
Joan: ¿Es bueno estar siempre inconforme con la vida?
P: ¡No, no! Seguro que no es bueno pero…
Joan: «Pero», ¿qué? Piénsalo bien otra vez. Define tus objetivos, tus mínimos, lo que tienes que sacrificar para conseguirlos y cómo sabrás que los has alcanzado. Punto.

 

FUERZA Y PAZ.
Joan Gallardo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies