Diálogo Sobre Dios Y Los Milagros.

Diálogo con un cliente sobre la problemática de Dios y la concepción de la Virgen María:

—Joan, me encantaría creer en Dios como lo haces tú pero no puedo superar que María concibiese siendo virgen o que Jesús resucitase físicamente de entre los muertos o que curase a un paralítico…
—Comprendo, a mí me pasaba igual al principio.
—Entonces… ¿Cómo has conseguido creen en algo tan irracional?
—Eso pensaba yo: «siendo como soy… ¿cómo voy a poder creer en esto?». Hasta que un día comprendí que lo irracional era creer en Dios y pensar que esas cosas no pueden ser.
—¿Cómo?
—Dime tú: si Dios no existe, los milagros y que, por ejemplo, una virgen conciba un bebé es imposible. ¿Sí?
—Por supuesto.
—Estamos de acuerdo. Pero… Si Dios existe y ha creado todo el universo de la nada… ¿por qué no iba a poder realizar todos los milagros que mencionas?
—Pues… no lo sé.
—Si Dios existe, no creo que le costase demasiado trabajo ninguno de esos milagros. Quiero decir: ¿Te impresiona demasiado los milagros pero no tanto la creación misma y perfectamente ajustada del universo? Es como si me dices que te crees que yo pueda levantar una piedra de 200 kilos pero que no te crees que pueda levantar una de 20. Esto ya no es una cuestión religiosa sino filosófica o teológica, de lo que Dios podría o no hacer, y no es más impresionante rescatar a un vivo de entre los muertos, por ejemplo, que crear el universo y sostenerlo. En definitiva: si Dios existe, es sencillamente lo más racional del mundo creer en los milagros. Punto.

 

FUERZA Y PAZ.
Joan Gallardo.

 

Diálogo Sobre Dios y El MAL.

Diálogo con un cliente sobre Dios y el mal:

—Joan, sigue siendo una barrera para mí el problema de la maldad en el mundo.
—¿Por qué? ¿Qué es lo que no comprendes?
—Si Dios es bueno, ¿por qué existe el mal en el mundo?
—¿Yo soy bueno?
—Sí, mucho.
—¿Puede salirme un hijo malvado?
—Supongo. ¿Y por qué?
—Porque es libre, ¿no?
—¿Podría yo conseguir al 100% que no hiciese el mal?
—No lo sé.
—Piensa.
—Bueno, podrías estar todo el tiempo vigilándolo y evitando que hiciese el mal.
—¿Y eso no es quitarle la libertad?
—Sí, pero para un bien mayor.
—¿Bien mayor? Sólo hay un bien al que puedes llamar «bien mayor».
—¿Cuál es?
—El bien que se hace libremente. De corazón.
—Hostias. No lo había visto así nunca…
—Quizá no te apetecía.

FUERZA Y PAZ.
Joan Gallardo.

 

Un Mundo Perfecto Pero No Libre. O no.

Cuando pides un mundo perfecto, pides un mundo sin sufrimiento.

Pero la capacidad para hacer sufrir a alguien viene dada por la libertad para elegir entre el bien y el mal.

Entonces, cuando pides un mundo perfecto, un mundo sin sufrimiento, estás también pidiendo un mundo sin libertad.

Cuesta mucho aceptar la idea de que éste, pese a todo, puede que sea el mundo más perfecto posible que admita el libre albedrío.

Porque eso… devuelve la responsabilidad al ser humano, no a Dios.

La libertad está bien. Muy bien.
Lo que se hace con ella es lo que puede estar mal. Muy mal.

SUSCRÍBETE A MI NEWSLETTER Y CONSIGUE UNA LISTA DE LOS 100 MEJORES LIBROS QUE HE LEÍDO EN MI VIDA

FUERZA Y PAZ.
Joan Gallardo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies