Pensamientos Para EL CAMBIO #48: TORPEZA.

Nada peor que la torpeza de las prisas. El equivocado quiere correr para reparar y resulta siempre forzado y tosco. Descoordinado. Puedes equivocarte y no mereces el juicio de nadie. Pero se nota cuando te juzgas a ti mismo. Se nota en la urgencia de la reparación, en la sonrisa acartonada, en el exceso, en la plasticosa atención y en el deseo de perdón externo. No debe forzarse jamás nada pues la verdad siempre aparece en su justo momento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies