Pedir Un Favor Es Mejor Que Darlo.

Lo mejor para caerle bien a alguien o estrechar el lazo con ese alguien no es hacerle un favor sino PEDIRLE UN FAVOR.

¿Cómo? Cómo va a ser eso así. Te preguntarás. Pues sí, es justo así. Yo también dudé mucho sobre ello la primera vez que lo leí no recuerdo dónde, pero te prometo que funciona, te prometo que es así.

Y es así porque cuando le pides un favor a alguien, lo estás involucrando en ti. Le estás dando la oportunidad de hacer algo por y para ti. Le estás permitiendo comportarse como si le importaras de verdad, porque los favores se hacen por y para las personas que nos importan en un grado u otro.

Pero hay que hacerlo bien. No se puede hacer de cualquier manera, si lo hacemos mal conseguiremos el efecto contrario.

Por ejemplo. No hay que pedir nada que la otra persona crea que podemos hacer nosotros. Luego hay que ser muy específicos sobre por qué queremos que sea esa persona y no otra, hay que decir algo como “tú eres la única persona que puede hacerme este favor por esto y por esto”.

Finalmente, si recibimos el favor hay que agradecerlo como es debido y, por último, ofrecernos a devolverlo de inmediato. “Pídeme lo que quieras a cambio, te debo una, y de las gordas”.

Esto es agua bendita para las relaciones personales. Repito, no se puede abusar, sobre todo pidiendo favores a la misma persona, pero funciona increíblemente bien.

*Directamente desde mi Podcast.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies